Tu cuerpo, un todo.

Pedagogía Corporal


Deja un comentario

Si eres músico te interesa leer esto

Ana Velázquez

¿Todos los esfuerzos realizados hasta la fecha, horas de estudio y dedicación nos llevan a mejorar nuestro nivel interpretativo?

Al mismo tiempo que aumentan las horas de estudio, aumenta el riesgo de padecer una lesión por sobrecarga del sistema muscular.

images (1)Puedes estar ocasionando una lesión sin saberlo ya que la mayoría de afecciones vienen ocasionadas por el exceso de tensión muscular que llegan a atrapar los nervios causando dolor, hormigueo, falta de fuerza, precisión, etc.

¿Se puede de alguna otra forma? Sí, y estas formas se aprenden.

Son fórmulas que se deben integrar en el plan de estudios individualizado y que constan de modificar los siguientes puntos básicos:

-Si has descubierto a base de “ensayo-error” cuál es tu mejor postura, hay mejores opciones. Una visión objetiva será más acertada.

Planificación de las piezas a estudiar según tu tiempo y la dificultad de las mismas. No dejes las difíciles…

Ver la entrada original 193 palabras más

Anuncios


Deja un comentario

Empezamos grupos 2014-15.

OCTUBRE COMENCEN  DE NOU LES CLASSES DE TREBALL CORPORAL REEDUCACIÓ POSTURAL MÉZIÈRES I DIAFREOTERAPIA.

Estiraments actius globals de les cadenes musculars, per millorar l’elasticitat i tonificar els músculs atrofiats. Exercicis de consciència corporal i sensibilització. Tècniques d’auto massatge i consciència respiratòria. Adaptació a cada persona. Grups reduïts. Sessions individuals.

Barcelona :
Dilluns de 18.30 a 19.45h
Dimecres de 10.30 a 11.45h
Dimecres de 12.15 a 13.30h
Dijous de 19,30 a 21.00h.
Vilanova i la  Geltrú:
Dimarts 11.30 a 13h.


Deja un comentario

El Pericardio.

shutterstock_125683361

Siempre me ha gustado formarme de una manera ecléctica, casi sin un rumbo fijo… a caballo entre unos y otros, …que le vamos hacer.  Una de las personas que  han contribuido a ello  es Montserrat Gascón.  Es Osteópata, ha creado  la Osteopatía Bioenergética Celular y tiene un singular punto de ver las cosas.

Aprendí de ella otra forma de trabajar, de la escucha del cuerpo a través de las manos. Descubrí lo sutil, y confié en mi para reencontrar las  percepciones  hay en  ellas y ser capaz de otro tipo de atención. Comprendí  la importancia  que tiene el tacto para nuestro desarrollo físico, psíquico y emocional.

Monserrat observó que una gran parte de las personas  con problemas de tendinitis y neuralgias en hombro, brazo, codo, muñeca y mano tenían una lesión de movilidad restringida en el pericardio. Como ella dice “…tienen el corazón encogido.”  Hizo un estudio sobre cien personas  en donde el 90% habían tenido un choque o estrés emocional y afectivo.

Todo el mundo habla del corazón pero muy pocos del pericardio. Es él, el que cuida de las agresiones hacia el corazón…tanto de las grandes alegrías como de las más profundas heridas, de esos golpes en el transcurrir de la vida que  marcaran nuestra existencia.  Dejando su huella.

El pericardio es la barrera emocional del corazón, su guardián, su escudo.

Y guarda la memoria emocional de tu  vida…

Situado estratégicamente en nuestro cuerpo.  El pericardio es un saco fibro-seroso que embolsa al corazón y a la base de los grandes vasos. La parte serosa, es la más interna, la que está en contacto directo con él. Y como en todas las membranas serosas tiene dos hojas, formando una cavidad virtual entre ellas. La cavidad pericárdica. Una toca directamente  sobre el miocardio, recubriendo los vasos coronarios  y  prolongándose hacia arriba sobre los pedículos vasculares arteriales y venosos. La otra, la más parietal tapiza la cara profunda del saco fibroso del pericardio. Y este,  recubre a la membrana serosa, además de estar unido a ella.

Y eso es el pericardio.

Su  función consiste proteger y  dar soporte del corazón.

¿ Y de que lo protege ? contra el deslizamiento  físico del propio corazón, contra el exceso de dilatación en su envoltorio fibroso,  protección química y bacteriológica, protección traumática y  protección en caso de hipertensión… Ya ves,  un correcto funcionamiento del pericardio es indispensable para vivir.

Para que podáis entender mejor de lo que hablo os dejo un vídeo un poquito largo- eso si- de como es su Osteopatia Bionergetica celular y la relación con el pericardio.

Saludos.;-)

 


Deja un comentario

La neuropedagogía y las terapias

arturo goicoechea

En los cursos no decimos a los alumnos qué deben hacer con los fármacos o con cualquier otra forma de terapia que siguen. Ellos deciden. Nos limitamos a informar sobre los procesos básicos del sistema neuroinmune de defensa. No les desaconsejamos el uso de antiinflamatorios; les explicamos la inflamación, su papel en la reparación y regeneración de los tejidos y les informamos que no existe inflamación en los casos que nos ocupan (fibromialgia, migraña, dolor crónico).

Las denominadas terapias buscan el alivio de los síntomas pero no inciden en su origen y significado. Los síntomas no lo son de una enfermedad. Aun cuando lo fueran su alivio no indicaría que estamos ayudando al organismo a vencerla. Más bien todo lo contrario.

La fiebre en una infección es un síntoma del programa defensivo del organismo. Con un antitérmico puede que nos sintamos mejor pero no estamos ayudando a vencer la infección…

Ver la entrada original 640 palabras más


Deja un comentario

Conócete y no te perderas.

Artículo escrito por CentroHebamme desde su blog. Ofreciendonos claves para entender algunos aspectos  que generan confusión sobre los partos que provocan lesiones perineales severas.
Buena lectura. 😉

image

 

Fotografia de Howart Schatz

Un lugar de encuentro, donde la luz de la maternidad nos ilumina a todos.
sábado, 28 de junio de 2014

Cuando el periné habla
Hasta el mismísimo pubococcígeo me tienen las noticias sensacionalistas que dicen que los partos naturales provocan prolapsos genitales. Como si parir “naturalmente” fuera peligroso y dañino para las mujeres. ¿Qué interés hay detrás de tanta estupidez? ¿Por qué se empeñan algunos en relacionar lo “natural” con lo lesivo? De verdad que se me subleva el elevador del ano y se me constriñe.

Para empezar, en las noticias de este tipo, se confunde lo “natural” con lo vaginal. Para algunas personas (entre las que lamentablemente incluyo a algunos profesionales de la obstetricia), todo lo que sea salir por la vagina ya es un parto “natural”. Nada más lejos de la realidad. Un parto fisiológico es aquel que se produce espontáneamente, en el que sólo la capacidad innata de la mujer, y la criatura que lleva dentro, interviene para que suceda esta maravilla de la vida, sin ayuda externa y sin necesidad de manipulaciones. Esto no es un “parto natural”; es una parto normal y corriente, o como deberían ser la inmensa mayoría de los partos, pues es para lo que las mujeres estamos capacitadas y preparadas desde que somos mujeres. Otra cosa es un parto intervenido o medicalizado, que es aquel parto que no se produce espontáneamente o al menos no concluye espontáneamente y sin ayudas de ningún tipo. O sea, que cuando ponemos una epidural, inducimos un parto, ponemos oxitocina o cualquier otra cosa que interfiera con el proceso fisiológico, ya no es un parto normal, aunque termine saliendo el bebé por la vagina.

¿Y por qué hago esta aclaración? Pues porque es imprescindible y necesaria para diferenciar qué tipo de partos son los que realmente provocan lesiones perineales severas. Los partos vaginales son lesivos para el periné si:

Se inducen; las contracciones artificiales no son bien toleradas y se producen más asincronías con el movimiento muscular del suelo pélvico.
Se anestesian; aunque la epidural no es una anestesia, sino una analgesia, no se puede dudar que la falta de sensibilidad en la musculatura perineal provoca que haya más lesiones en el expulsivo, simplemente porque se puja de forma diferente.
Se aceleran; los pujos dirigidos, la maniobra de Kristeller, las contracciones artificiales… todos eso sí lesiona el suelo pélvico y mucho pues no se da tiempo a la adaptación al estirameniento.
Se hace episiotomía; sin dudas, con toneladas de evidencia científica que lo avala, si se corta la vulva de una mujer (sobre todo si no hay indicación), siempre se van a producir lesiones. Con suerte leves, y con menos suerte, muy graves. Los desgarros graves, las incontinencias de orina, gases y heces, están relacionadas directamente con los partos instrumentales y las episiotomías.
Se inmovilizan; la falta de movilización durante la dilatación y el expulsivo, hace que las presiones sobre el suelo pélvico sean inadecuadas, en lugares donde no procede, y sean más difíciles de parir las criaturas.
Se malposicionan; si obligas a una mujer a parir tumbada boca arriba y con las piernas colgando, las probabilidades de lesiones perineales graves se disparan. Ninguna mujer pariría tumbada así de forma espontánea, porque es más difícil, más doloroso y más lesivo. La evidencia es contundente: la posición libre es básica para prevenir lesiones perineales, para acortar los tiempos y para mejorar la percepción y la vivencia del parto.

Por tanto, aunque el embarazo y el parto son procesos fisiológios de la vida, si los entorpecemos, pueden ser lesivos para el periné, pero no por sí mismos son perjudiciales sin más, y mucho menos perjudiciales que los partos “no naturales” o las cesáreas, que son muy muy muy dañinas para el suelo pélvico, aunque muchos crean que no.

Ahora bien, es cierto que parir, aún de forma fisiológica, influye en nuestro suelo pélvico. Cuidarnos es el principio fundamental, y el que nos saltamos con mayor frecuencia. El principal factor de riesgo para el suelo pélvico no es el parto, es el desconocimiento. Las mujeres no conocen su cuerpo, su periné ni su funcionamiento. No lo conocen, no lo tocan, no existe. Luego paren (una, dos, tres o más veces) y tienen un prolapso genital. Y, claro, la culpa es de los partos. ¡NO SEÑORA! La culpa es del desconocimiento, de la falta de cuidados, de la desconexión del esquema corporal y del ningueno que se le hace al suelo pélvico hasta que ya está el pobre pal arrastre.

Hay muchas mujeres con prolapsos genitales que no han parido. Y hay muchas que han parido y no tienen prolapsos. Hay mujeres que se cuidan y otras que no, y no lo digo como acusación para ellas, sino porque hay mujeres que saben que tienen suelo pélvico y otras que no, lamentablemente. Es un problema social, cultural, sanitario y personal.

Aún estoy esperando que los cuidados perineales formen parte de la educación sanitaria; no de la preparación al parto, que ya va habiendo algo, sino antes, en la vida de las adolescentes y las niñas. Que aprendan a contraer y relajar sus músculos, a localizarlos y a saber cuándo está bien y cuándo no. Aún estoy esperando que a las mujeres que paren se les recomiende que revisen sus suelos pélvicos con la importancia que se merecen. Aún estoy esperando que se derive directamente a fisioterapia a las mujeres a las que se les ha hecho una episiotomía, un parto instrumental o una cesárea, porque son esas las que más necesidad de rehabilitación tienen seguro. Aún estoy esperando que los profesionales sanitarios dejen de decir que es “normal” tener pérdidas de orina después de parir, o que dejen de ningunear los síntomas de lesiones perineales (dolor, falta de orgasmos, sensaciones de peso o escozor, infecciones de orina repetidas). Aún estoy esperando que prohíban los anuncios de compresas que dan a entender que las mujeres de más de 40-50 años tiene que mearse encima porque sí, porque es lo “normal” y que lo único que deben hacer es ocultarlo, asumirlo y ponerse una compresa perfumada para que no huela.

Así que, permítanme señores periodistas y publicistas, que me subleve y me acuerde de toda su generación hasta el origen de los tiempos, que me ponga hecha un demonio y les desee una buena dosis de manipulación rectal cada vez que hacen titulares y/o anuncios de compresas diciendo que los partos naturales provocan prolapsos y que las mujeres que se mean encima no tienen solución. Porque la realidad es que los partos en posición tumbada, acelerados y manipulados, son los responsables de miles de lesiones perineales que joden literalmente a las mujeres; porque la educación sanitaria, o más bien la falta de, es la responsables de que las mujeres no puedan cuidarse ni ser cuidadas en salud y sólo se atiende su enfermedad, y porque los únicos que ganan en todo esto son los que venden las dichosas compresas.

Si invirtiéramos la mitad del tiempo que dedicamos a investigar sobre compresas superperfumadas a promocionar la salud y a incidir en la necesidad de conocer el suelo pélvico y a los profesionales que trabajamos con ello, muchísimas mujeres tendrían muchos más orgasmos y menos pérdidas de otros fluidos. ¿No sería mucho más productivo? Para las empresas no , pero para las mujeres, seguro que sí.

Cuando el periné habla, no habla, grita pidiendo ayuda. Hasta ese momento, lo teníamos silenciado y escondido.

Por cierto, los profesionales que “entendemos” del tema en cuestión somos matronas (no todas aún), fisioterapeutas obstétricas o, como yo, ambas cosas. El resto, va a ser que no.


Deja un comentario

Así son tus fibras nerviosas…

Esto es una sección transversal de un haz de fibras nerviosas. Los axones (naranja) están envueltos en mielina (púrpura); una extensión de la membrana de las células gliales. La mielina tiene un alto contenido de lípidos, y actúa para aislar los axones, haciendo que se transmiten los impulsos nerviosos mucho más rápido.

Somos hermosos…recordemonos de ello.

image

Sobre el dolor crónico.

2 comentarios

El dolor es muy complejo.
Nadie quiere tener dolor. Cuando lo notas, intentas librarte de él. El hecho de que exista significa que es esencial y necesario para la vida. Protege y avisa de que algo no funciona, que va mal. El dolor hace que te muevas, que sientas y que pienses diferente. Es por tanto parte de la propia curación…
Dicen que el dolor es inteligente.
Hay veces que el dolor se comporta de forma extraña y otras veces falla. Pero cuando las experiencias del dolor son normales, aunque sean desagradables. significa que el cerebro esta juzgando aquella situación como peligrosa… es posible que no haya lesión, que no haya ningún problema en los tejidos corporales, y aun así se sienta.
Para comprender un poco mas,ahí va este vídeo que me parece estupendo…
Saludos 🙂

En este vídeo veras la biomecanica de la mandíbula.

Deja un comentario

Con frecuencia las cefaleas o la rigidez cervical tienen que ver con un problema mandibular, fruto a su vez de una mala postura. Para solucionarlo es necesario considerar el organismo de forma global.

El síndrome de disfunción mandibular es la función dolorosa o defectuosa de las articulación temporo madibular.
Muchos pacientes con sintomatología leve no son diagnosticados y piensan que padecer dolor de cabeza y rigidez en el cuello de vez en cuando es normal. Otros, desgraciadamente, sufren dolor cada vez con más intensidad y frecuencia. Además padecen la incertidumbre de no conocer la causa de sus males.
Muchas causas pueden provocar disfunción mandibular pero en la mayoría de casos crónicos hallamos el estrés y la hiperactividad de los músculos cervicales y de masticación.
Gran parte de los dolores de espalda y cuello más comunes, así como muchas cefaleas tensionales, se relacionan con este trastorno.
Las personas que lo padecen de manera crónica pueden llegar a sufrir pérdidas de memoria, atención e incluso síndromes depresivos leves, relacionados con el estrés crónico.


Deja un comentario

Correr “Pisando” con el Talon o con el Metatarso. Riesgo de Lesion y Economia de Carrera

 

 

Si analizamos la pisada de un corredor y nos centramos en la forma en la que el pie de ese corredor hace contacto con el suelo, básicamente nos podemos encontrar con 2 tipos de pisada. La que se realiza “entrando con el talón” o la que se efectúa entrando con el Metatarso (parte media-anterior del pie). 

Correr

Se calcula que casi el 80% de los corredores que corren con zapatillas, toma contacto con el suelo con el talón. Durante los últimos años muchos han sostenido que el pasar de una pisada “de talón” hacia una pisada con la parte anterior del pie, conllevaría un menor riesgo de lesiones así como una mejora en la economía de carrera lo que es “casi” sinónimo de mejores tiempos en carrera. 

Si analizamos los estudios existentes en esta materia nos encontramos con que Daoud y col. (2012) realizaron una revisión retrospectiva con 52 corredores de pista de un nivel muy cercano al de elite (y por tanto no representativa de la inmensa mayoría de corredores populares), que encontró que el índice de lesiones en el grupo de corredores que “entraban” con el talón era casi el doble que en el grupo de corredores que “entraban” con el metatarso. 

Este estudio obtuvo una extraordinaria repercusión mediática que fue aprovechada por las marcas de calzado que realizaron importantes campañas publicitarias ensalzando las bondades del barefoot running (correr descalzo) y lanzando al mercado líneas de calzado deportivo minimalista basadas en este tipo de pisada. 

En 2003 Kleindienst ya había realizado otra revisión retrospectiva analizando la pisada de 471 corredores de nivel popular en la que no se encontraron diferencias entre corredores que entraban con el talón y los que lo hacían con el metatarso en relación con la frecuencia en la que se producían las lesiones. 

En 2005 Walther llevo a cabo una nueva revisión en la que participaron 1.203 corredores y en la que tampoco encontró diferencias en la incidencia de lesiones entre los corredores que entraban con el talón y los que lo hacían con el metatarso. 

Goss y Gross (2012) fue una encuesta basada en la web que aportaba datos de 1.605 corredores y a la que no se le otorgó mucha importancia debido al carácter de autoselección del diseño del estudio. Los autores informaron que los corredores que corrían con calzado tradicional tenían 3-4 veces más probabilidades de contraer una lesión que los corredores con calzado minimalista. 

Recientemente hemos asistido a una avalancha de estudios en relación al análisis de la pisada en corredores. 

Grier y col. también en un diseño retrospectivo en el que se han analizado 1.332 soldados de los cuales el 17% usaba zapatillas de correr minimalistas. El estudio destaca que cuando se realiza un control de las características personales, la condición física y de un historial de lesiones anteriores, no se encontraron diferencias en el riesgo de contraer lesiones durante los 12 meses previos entre los soldados que corrían con calzado minimalista en comparación con los soldados que lo hacen con zapatillas tradicionales de entrenamiento. Obviamente estamos suponiendo que los que usaban zapatillas minimalistas eran más que probablemente corredores que entran con el metatarso. 

Warr Y col. han evaluado a 342 soldados y tras analizar su patrón de pisada, el 13% fueron clasificados como corredores que entran con la parte media o anterior del pie. No han encontrado diferencias en los índices de lesiones y días de entrenamiento perdidos debido a lesiones, entre los corredores que entran con el talón y los que lo hacen con el metatarso. 

Kulmala y col. Han presentado otro estudio bajo el título “Los corredores que entran con el talón muestran una menor carga inducida por el ejercicio de correr en sus rodillas que los corredores que entran con el metatarso” en el que demuestran que en mujeres corredoras, las que entran de talón ven aumentadas las cargas en sus rodillas. Pero curiosamente, el titulo podría haber sido este “Los corredores que entran con el talón muestran una menor carga inducida por el ejercicio de correr en sus tobillos que los corredores que entran con el metatarso”, ya que el estudio también demuestra que al contrario de lo que ocurría con la rodilla, los corredores que corren de metatarso ven aumentada la carga en los tobillos en relación a los que corren de talón. 

En otra reciente investigación, Rooney y col. han intentado determinar la carga que se genera al correr en el interior de la articulación que supone una medida más directa de las cargas responsables de lesión que la fuerza de reacción del suelo en las que se han basado la mayoría de estudios anteriores . También se ha tratado de comparar estas cargas entre corredores de metatarso habituales y de talón reconvertidos en corredores de metatarso. Las conclusiones extraídas de este estudio no muestran diferencias en las fuerzas de contacto entre los corredores de metatarso habituales y los reconvertidos y destacan el significativo aumento de la carga en la articulación del tobillo en los corredores que aterrizan con el metatarso catalogándolo como un factor de riesgo para las personas que puedan considerar una transición de pisada de talón hacia una de metatarso. 

Esto simplemente significa que los corredores que entran con el talón cargan sus tejidos y articulaciones de manera diferente a los que lo hacen con el metatarso y por tanto en teoría, tendrían un diferente perfil de riesgo de lesión. Otro aspecto importante que subraya este estudio es que no se encontraron diferencias en lo que respecta a la cadencia o frecuencia de zancada entre ambos tipos de corredores. 

En otro interesante estudio, Williams y col. han comparado los niveles de absorción del impacto entre corredores que entran con el talón, corredores que lo hacen con el metatarso con zapatillas y corredores barefoot (sin calzado). El resultado de este estudio confirma un mayor nivel de absorción del impacto en la articulación del tobillo y menor en la rodilla por parte de los corredores que entran de metatarso con calzado. Además, los autores destacan una reducción del impacto total de la pierna comparándolo con los corredores que entran con el talón sin que se aprecien diferencias entre los que entran de metatarso con zapatillas y los “descalzos”. 

En otro estudio publicado también hace unos meses Shih y col. Llegan a la conclusión que la forma en la que el pie entra en contacto con el suelo es más importante que el hecho de correr con o sin calzado y destacan el aumento de riesgo de lesionarse en corredores que entran con el talón al correr con calzado minimalista o barefoot, por un aumento significativo de la actividad muscular de los gemelos lo que supone un aumento en la carga y una mayor tendencia a producirse lesiones. 

Si estableciéramos un ranking que midiera la solidez de las pruebas que otorgan importancia a los resultados de estas investigaciones, los 6 estudios mencionados estarían situados en la parte media o más cerca de la parte inferior, sobre todo debido a la naturaleza retrospectiva de los diseños de estos estudios. 

Algunos de ellos tienen otras cuestiones pendientes que afectan a su interpretación y aplicación. Por ejemplo, el nivel casi de élite de los atletas participantes en el estudio de Daoud y col y los participantes auto-seleccionados utilizados en el estudio Goss & Gross – hacemos mención a estos dos, ya que son los más frecuentemente mencionados en la “blogesfera barefoot”. 

Por alguna razón y a pesar de que estos también tienen limitaciones debido a la naturaleza retrospectiva de su diseño, casi nunca vemos mencionados los estudios de Kleindiest y Walth, a pesar de que fueron realizados con muestras muy grandes de corredores de nivel popular. No olvidemos que los nuevos y mayores estudios de Warr y col. Y de Grier y col confirman los resultados de los estudios de Kleindiest y Walther. 

Las evidencias parecen querer decirnos que probablemente no haya grandes diferencias en las tasas de lesiones entre corredores que entran con el talón y los que lo hacen con la parte anterior del pie a pesar de toda la retórica y la propaganda. Probablemente y como ya informaba Walther en 20005 haya diferentes tipos de lesiones que responden a diferentes patrones de toma de contacto con el suelo. Parece suficientemente probado que la carga de fuerzas que tiene que soportar la rodilla es mayor en los corredores que entran con el talón aunque menor la que soporta la articulación del tobillo. Ocurre lo contrario con los corredores que aterrizan con el metatarso. 

Por último, acaba de ver la luz un sorprendente estudio presentado por Gruber y col, realizado en un laboratorio de biomecánica de gran prestigio en la Universidad de Massachusetts, y publicado en la versión online de la revista Journal of Applied Physiology en el que no se ha podido encontrar ninguna diferencia entre la economía de carrera de los corredores que habitualmente corren entrando con el talón y la de los que lo hacen con el metatarso. 

Esto indicaría que no hay razón para cambiar de una pisada de talón (común en casi el 80% de los corredores) a una pisada de metatarso, como muchos han sostenido en los últimos años, al menos en términos de mejora de la economía de carrera, que es casi sinónimo de tiempos de carrera más rápidos. 

Los resultados del estudio parecen añadir credibilidad a la vieja teoría de que el cuerpo encuentra naturalmente su forma más eficaz para tomar contacto con el suelo. Para algunos, eso implica hacerlo con el metatarso, para la mayoría, hacerlo con el talón 

Este estudio destaca entre muchos experimentos similares por presentar el uso de una metodología única. En lugar de tomar un grupo de corredores y hacer que corran por primera vez de una forma, y después de la otra, el estudio comenzó con dos grupos de corredores veteranos (un grupo formado por corredores que entran con el metatarso, y otro grupo de corredores que entran con el talón) que se limitaron a correr de la forma que lo hacían habitualmente 

Los grupos eran parecidos en edad, peso, kilometraje semanal de entrenamiento ( cerca de 50 km/ semana ) y el ritmo de carrera (aproximadamente 4:36/km ) al que corrían habitualmente. 

No se apreciaron diferencias entre grupos en lo que respecta a la economía de carrera. Sin embargo, Gruber cree que su estudio indica que la mayoría de los corredores corrían de forma más económica pisando con el talón. He aquí por qué: En su diseño también pidió a ambos grupos que corrieran de la forma contraria: los que lo hacían entrando con el talón debían hacerlo con el metatarso y viceversa. 

La mayoría de los que corrían con el talón resultaron ser menos económicos al hacerlo con el metatarso. Algo no tan sorprendente. Sin embargo , esto no ocurrió con los corredores que entraban con el metatarso quienes en más de la mitad de los corredores presentaban un menor consumo de oxígeno (VO2) cuando corrían entrando con el talón, en otras palabras, se volvieron más económicos, a pesar de que este no era su modo normal de correr. 

Este novedoso hallazgo de que el correr pisando con el talón es mejor que hacerlo con el metatarso plantea una cuestión interesante y un tanto irónica. El aterrizaje con el talón podría ser más económico, al hacer uso de la amortiguación trasera del pie tan denostada en muchas zapatillas de running. Presumiblemente la amortiguación ” hace el trabajo ” para que los músculos de las piernas no lo tengan que hacer. 

La mayoría de las zapatillas para correr tienen una menor amortiguación en la parte delantera que en la parte trasera del pie. ¿Sería más económico correr con el metatarso si las zapatillas tuvieran más amortiguación delantera? Es posible. No olvidemos que la mayoría de corredores que utilizan calzado minimalista o que corren descalzos creen que menos amortiguación es mejor. 

Gruber plantea un punto más sobre el pisar con el talón. Su estudio muestra que se queman menos carbohidratos que haciéndolo con el metatarso. Dado que los hidratos de carbono son primordiales en las carreras de fondo, como el maratón, el corree pisando con el talón podría conducir a mejores tiempos de maratón 

Mas información: 

http://www.runresearchjunkie.com/foot-strike-pattern-and-injury-rates/ 

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/m/pubmed/24357642/?i=4&from=exercise,%20training http://journals.lww.com/acsm-msse/Citation/2013/12000/Forefoot_Strikers_Exhibit_Lower_Running_Induced.12.aspx 

http://jap.physiology.org/content/early/2013/05/13/japplphysiol.01437.2012.short 

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23091785 

http://www.runnersworld.com/running-tips/study-rearfoot-forefoot-strike-equally-efficient 

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23996137 

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23507028 

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22217565


Deja un comentario

Extenso articulo que nos habla sobre el Método Mézières.

Tratamiento global de los desequilibrios sagitales del raquis por el Método Mézières

Avatar de Solofisio Por Solofisio Administrador  

 

 

AUTORES: 

      

Juan Ramón Revilla – José Ramirez

  • Fisioterapeutas Mezieristas. Barcelona.
  • Profesores asociados de la Universitat Internacional de Catalunya.
  • Directores Instituto Fisioterapia Global Mézières.
  • Directores Centre de Fisioteràpia KineMez.
  • Fundadores  de AMIF.
     

RESUMEN

Las alteraciones de las lordosis y cifosis fisiológicas del raquis se encuentran en el origen de múltiples disfunciones vertebrales,  tensiones musculares y de  patologías vertebrales degenerativas.

La reequilibración de la forma corporal y el reajuste postural deben ir unidos a la normalización funcional, respiratoria y neuromuscular. El tratamiento global debe tener en cuenta el terreno de base y los ritmos fisiológicos de cada paciente adaptando las técnicas de tratamiento a la realidad individual.

Un tratamiento global de calidad precisa de un examen físico previo lo más amplio y pormenorizado posible, así como un gran conocimiento tanto de las patologías actuales como de los antecedentes patológicos, que permita acertar los objetivos terapéuticos.

Esta complejidad obliga al fisioterapeuta mezierista a un gran esfuerzo de integración intelectual y de humildad profesional. Los múltiples factores que influyen en la salud del ser humano, nos obligan a ser conscientes de nuestras limitaciones, nos empujan a un aprendizaje continuo y a la creación de un sistema de identificación de errores, que nos permita la verificación y el análisis  de nuestro trabajo. 

PALABRAS CLAVE: Fisioterapia, globalidad, individualidad, reeducación postural,  cadenas miofasciales, método Mézières.

 

Global treatment of the sagittal imbalances of the spine through the Mézières Method

ABSTRACT

The spine alterations of the physiological lordosis and cyphosis are in the origin of multiple vertebral dysfunctions, muscular tensions and vertebral degenerative pathologies.

Corporal form balance and the postural readjustment must go together with the functional respiratory and neuromuscular normalization. Global treatment must bear in mind the base field  and  physiological paces of every patient, adapting  treatment techniques to the individual reality.

A quality global treatment needs a previous physical examination the most wide and detailed as possible; as well as a great knowledge both the current pathologies and of the pathological precedents, which it should allow to succeed the therapeutic aims.

This complexity forces the mezierist physiotherapist to a great effort of intellectual integration and of professional humility. Multiple factors that influence the health of the human being, force us to be conscious of our limitations,  push us to a constant learning and to the creation of a identification of mistakes system , which allows us to check and to analyse our work. 

KEY WORDS: Physiotherapy, globality, individuality, postural reeducation,  myofascial chains, Mézières method.

 

INTRODUCCIÓN

El interés de la medicina y la fisioterapia por las alteraciones morfoestáticas en el plano sagital es previo a Françoise Mézières. El alemán Staffel, en 1889, es el primer autor que introduce el concepto de tipologías raquídeas en el plano sagital (1) (fig.1).

Posteriormente el estadounidense Lovett en 1902 profundiza sobre los trabajos de Staffel y otros autores, e introduce la “tecnología fotográfica” para constatar los cambios posturales antes y después de un tratamiento (2) (fig. 2).

A lo largo del siglo XX otros autores han seguido el camino abierto por estos pioneros y entre ellos Françoise Mézières se encuentra, sin duda, en un lugar destacado (3, 4, 5, 6, 7, 8).

La estación bípeda del ser humano es la mayor expresión de este sistema postural,  e implica adaptaciones continuas a nivel de la estática cefálica, raquídea y pelviana, especialmente en el plano sagital. Debemos conocer el estado de estas curvas, la definición de sus parámetros fisiológicos y sus posibles alteraciones (9, 10).

El objetivo final del tratamiento es, respetando los antecedentes patológicos, restaurar al máximo posible la fisiología funcional/normal de la columna vertebral y la dinámica respiratoria , permitiendo la libertad del movimiento y la mejora postural.

La búsqueda de la belleza de las formas corporales y el equilibrio de las curvas vertebrales ha estado siempre presente en la reeducación postural mezierista. La cuestión es: ¿cómo podemos obtener una bella y sana arquitectura corporal?

Podríamos decir que un tratamiento de reeducación postural por el Método Mézières es, como la construcción de un  gran edificio; un proceso complejo y progresivo, que necesita su tiempo.  Para que este proceso sea un éxito, debemos comenzar la casa por los cimientos y no tener prisa en colocar las ventanas y llegar al techo antes de hora.

Los “cimientos” de un tratamiento global de reeducación son la valoración y el examen físico individualizados que nos permitan detectar las alteraciones del sistema postural y de las cadenas miofasciales y articulares.

El examen físico mezierista

El Método Mézières se caracteriza por un exhaustivo y pormenorizado análisis de la postura, que nos permita profundizar dentro de la diversidad tipológica (fig. 3).

Este análisis es tridimensional y deberá unirse al examen palpatorio, los tests de movilidad articular, la valoración de la extensibilidad de las cadenas miofasciales, el análisis de los patrones respiratorios y la valoración del gesto y la dinámica.

Toda esta amplísima valoración es de una gran subjetividad. La evidencia científica precisa de criterios cuantitativos de valoración en relación a la postura. A través de pruebas radiológicas, diversos estudios analizan las formas corporales en el plano sagital.  No obstante, es preciso avanzar hacia un protocolo de valoración postural a través de marcadores corporales y fotometría digital, que permita al fisioterapeuta cuantificar la postura de sus pacientes y los cambios conseguidos con el tratamiento (11) (fig. 4).

MATERIAL Y MÉTODOS

El Método Mézières es una terapia personalizada en la que el paciente mejora su postura y equilibra sus cadenas miofasciales de una manera progresiva (12, 13, 14, 15, 16, 17).  El mezierista guía y asiste en todo momento a la persona para que conozca mejor su cuerpo y su respiración. Respetando su ritmo personal, el paciente aprende a reconocer las tensiones musculares y cuales son sus compensaciones posturales habituales. La progresión terapéutica será la clave principal para conseguir el éxito del tratamiento  (Tabla I).

La progresión del proceso terapéutico

Comunicación y educación

Debemos explicar nuestro trabajo al paciente, adaptándonos a sus conocimientos.

Debemos ser educadores de la salud. Guiar al paciente en el proceso de comprensión de la terapia global y en la integración progresiva de sus cambios corporales, sin olvidar nunca cuales son sus expectativas y el motivo de la consulta.

Evolución clínica

El tratamiento global debe intentar entender las causas del dolor, pero también debe aliviar este dolor lo antes posible. Esta debe ser la prioridad inicial.

En función de la evolución clínica, el objetivo siguiente deberá ser la recuperación de las funciones corporales: respiratoria, de movimiento, vegetativas, etc…y progresivamente llegar al objetivo más estructural, que es la mejora de las formas corporales y el equilibrio de las curvas vertebrales.

La terapia manual

La terapia manual es un elemento básico de nuestro trabajo.

Podemos hablar también de una progresión en la utilización de estas armas terapéuticas. A través de acciones locales podemos relajar zonas contracturadas con técnicas neuromusculares y de masoterapia e incorporarlas al trabajo global. Podemos abordar los tejidos miofasciales a través de los planos más superficiales para acceder progresivamente a las zonas más profundas sin crear reacciones de defensa.

La terapia manual debe también, relacionar el centro corporal con la periferia, bien por la movilización y el masaje directo, bien a través de técnicas reflejas.

En general, debemos calmar los tejidos antes de tonificarlos.

La conciencia corporal y el movimiento

Utilizando técnicas de sensibilización y ejercicios sobre el movimiento y el ritmo, podemos conseguir que la persona conozca mejor las diversas partes de su cuerpo y las integre en un sentido global de unidad. El paciente puede “redescubrir” su cuerpo, integrando un nuevo esquema corporal y permitiendo mantener de una manera definitiva los cambios posturales conseguidos.

Diversas técnicas globales corporales afines a la filosofía terapéutica del concepto Mézières pueden enriquecer en gran medida nuestros tratamientos (3, 18, 19, 20).

Los estiramientos globales

Las posturas globales son posiblemente, el aporte terapéutico de Françoise Mézières más conocido en el ámbito de la fisioterapia. Los estiramientos globales activos, con contracción isométrica en amplitud externa, de las cadenas musculares hipersolicitadas, disminuyen la hipertonía y mejoran la extensibilidad, al tiempo que tonifican los músculos atrofiados (15). Este estiramiento activo, debe ser suave, progresivo y prolongado. Debe adaptarse al umbral de dolor y realizarse, en general, favoreciendo la espiración para relajar los músculos inspiradores.

Al comienzo del tratamiento, los estiramientos deben buscar la movilización y relajación tisular, para avanzar progresivamente hacia el estiramiento global activo.

El examen físico mezierista y la evolución clínica marcarán la evolución de la terapia,  con el objetivo final de una ganancia de extensibilidad cuantificable, cuando esto sea posible.

La gimnasia propioceptiva

Podemos decir que nuestro trabajo es, entre otras cosas, una Gimnasia Propioceptiva Global. Estudios científicos realizados en los últimos años demuestran que las vías propioceptivas y el cerebro, inscriben los cambios corporales y los guardan, continuamente y durante toda la vida, gracias a la neuroplasticidad. Además esta plasticidad del sistema nervioso, no sólo está presente en la edad infantil, sino que persiste en la edad adulta como lo atestiguan los avances científicos en neuro-rehabilitación (21, 22, 23).

El fisioterapeuta mezierista, en su trabajo de reeducación, no sólo modifica el sistema miofascial y la postura,  sino que se dirige especialmente a la propiocepción. Cuando ponemos en  tensión un tejido y  pedimos el control activo de las compensaciones insistiendo en la percepción corporal, lo estamos haciendo sobre todos los neuroreceptores situados en el interior del sistema miofascial (24, 25).

Con el tratamiento de reeducación global se obtienen cambios corporales visibles y cambios en los sistemas nerviosos central y vegetativo, no visibles, pero muy importantes. Cuando conseguimos que el paciente perciba los cambios adquiridos a lo largo de semanas o meses de tratamiento y los transforme en definitivos, llegamos a un integración cognitiva y global, que aporta grandes beneficios a su salud y bienestar, mejorando los procesos neuromusculares posturales y dinámicos; así como los patrones somáticos de estrés (26, 27).          

 

                                

Objetivos terapéuticos y técnicas de  tratamiento

Sin duda las posturas globales de estiramiento son las herramientas terapéuticas esenciales del Método Mézières y que lo diferencian de otras técnicas de fisioterapia.  

Si se utilizan de una manera personalizada, después de un examen riguroso analítico y global; huyendo de su uso estandarizado, los resultados terapéuticos son extraordinarios.

El tratamiento debe ser una terapia “a la carta”, que tenga en cuenta los máximos elementos posibles influyentes en la salud global del paciente.

Pero también podemos utilizar diversas técnicas manuales y conceptos de reeducación analíticos o semi-globales, que aplicados sobre ciertas regiones corporales claves y con objetivos terapéuticos concretos, enriquecerán enormemente el tratamiento global (Tabla II).

El tratamiento

Trabajo postural de base   (fig. 5).

El trabajo mezierista postural de base se inicia con la recolocación pélvica y de la cintura escapular. Se solicita al paciente, el control  activo que evite el ascenso y antepulsión de los hombros, un crecimiento axial a nivel occipital y todo ello, se realizará en el tiempo de la espiración, solicitando el descenso de esternón y parrilla costal. Esta postura global, permite equilibrar los bloques corporales, disminuir los excesos de lordosis y cifosis, y comenzar a reajustar las tensiones entre las cadenas miofasciales anteriores y posteriores. La recolocación guiada por el fisioterapeuta y la puesta en tensión global, gracias al mantenimiento activo realizado por el propio paciente pondrán en evidencia las tensiones musculares y sus compensaciones.

Tórax, cintura escapular y respiración (fig. 6).

El reconocimiento y liberación, de los patrones de tensión torácicos y de la cintura escapular, facilita el reequilibrio respiratorio y predispone para la corrección postural global. Este es un trabajo pasivo a nivel de la contracción muscular; pero activo desde el punto de vista de la conciencia corporal, que permite un reconocimiento de las restricciones respiratorias y de los patrones somáticos de estrés (6, 18, 26, 27, 29).

Tratamiento de la rectificación en charnela cérvico-dorsal y región cervical media (fig. 7).

En estos niveles de la columna vertebral, podemos encontrar una disminución de las curvas fisiológicas y pérdida de movilidad y rigidez. En estos casos, la combinación de técnicas de terapia manual locales con ejercicios rítmicos de movimiento, se hacen imprescindibles para restablecer las funciones posturales y dinámicas correctas. Este trabajo debe combinarse con los ritmos respiratorios, el dinamismo mandibular y la movilidad torácica y de cintura escapular (19, 20, 30, 31).

Región mandibular y respiración (fig. 8).

Es frecuente encontrar un exceso de tensión en los músculos mandibulares. Estas hipertonías deben tratarse con técnicas manuales específicas de inhibición y estiramiento, que permitan mejorar la función y estática mandibular. Pero también debemos valorar la repercusión en el nivel torácico  y de cintura escapular, en relación al patrón respiratorio dominante (15, 31, 32).

Región cervical y cráneo-mandibular (fig. 9).

Respetar la lordosis fisiológica cervical  y equilibrar las tensiones entre los sistemas miofasciales anteriores y posteriores será fundamental para conseguir la armonía cráneo-mandibular y cervical. La tracción axial occipital permite controlar el exceso de lordosis cervical  y la báscula posterior del cráneo. Debemos vigilar especialmente que, para conseguir este objetivo, el paciente no “reclute” en exceso el sistema muscular anterior. Los músculos hioideos, principalmente, pueden generar una tensión excesiva a nivel mandibular y comprometer los conductos de la región anterior del cuello (33).

Técnica miofascial para tipologías espiratorias (fig 10).

En los casos de tipologías de predominio miofascial anterior y de patrones espiratorios, el abordaje sutil de los patrones somáticos de tensión se hace imprescindible. Las técnicas de terapia manual suaves, unidas al trabajo de la conciencia corporal y del ritmo respiratorio, permitirán la liberación  progresiva de las estructuras miofasciales tensionadas y su incorporación al trabajo postural global (8, 16, 18, 27).

Lordosis fisiológica y ritmicidad respiratoria (fig. 11).

En aquellos casos en los que se presente una ausencia de las curvaturas fisiológicas a la vez que una insuficiente ritmicidad respiratoria, su recuperación e integración global será un objetivo prioritario del tratamiento. El ejercicio induce progresivamente la recuperación de las lordosis fisiológicas lumbar y cervical en el tiempo espiratorio, favoreciendo la inhibición de los músculos inspiradores hipertónicos y la relajación de los músculos profundos del raquis (32, 34).

Charnela tóraco-lumbar y región tóraco-pelvi-abdominal (fig. 12).

En la estabilidad y movilidad de esta gran región corporal, están implicados músculos tan importantes como diafragma, cuadrado lumbar, psoas, CMP, abdominales…la liberación de los sistemas miofasciales hipersolicitados y la mejora de la movilidad respiratoria, permitirá la equilibración de las charnelas dorso-lumbar y lumbo-sacra y facilitará la equilibración de las masas corporales torácica y lumbo-pélvico-abdominal en el posterior trabajo postural en carga (6, 18).

Trabajo postural global asimétrico    (fig. 13 y 14).

La puesta en tensión global de las cadenas miofasciales pone en evidencia los desequilibrios asimétricos corporales. Dentro de esta visión tridimensional de las alteraciones posturales, debemos “atrapar”  no sólo las compensaciones que se producen en el plano sagital, sino también las que se producen en el ámbito de las inclinaciones y rotaciones. La “caza” de estas compensaciones, al tiempo que se mantiene la libertad y fluidez de la respiración, es la esencia del tratamiento mezierista (13, 15, 16, 17). La asimetría corporal también pone en evidencia la necesidad de una reeducación global que tenga en cuenta las torsiones de las estructuras corporales (7, 8, 34).

Cadena posterior y estabilidad tóraco-lumbar (fig. 15).

El estiramiento activo de la gran cadena miofascial posterior, debe permitir al mismo tiempo, la activación de los músculos posteriores más profundos encargados de preservar la estabilidad lumbar y mantener la lordosis fisiológica. Debemos ser muy cuidadosos en evitar el exceso de extensión a nivel dorsal y cervical que puede conllevar este trabajo postural de gran valor tonificante y propioceptivo (14, 17).

Trabajo del pie y miembro inferior (fig. 16).

La reequilibración de la cadena articular del miembro inferior precisa de un trabajo específico en carga para ajustar las tensiones de las cadenas miofasciales. Este trabajo se debe complementar con técnicas analíticas y semi-globales de rearmonización en pie, tobillo, rodilla, cadera y pelvis. La unión de los conceptos terapéuticos analíticos y globales permite restaurar los ejes biomecanicos fisiológicos de la extremidad inferior (15, 35) y mejorar las correlaciones de ciertos parámetros angulares: versión pélvica, ángulo fémoro-pelviano, modificar el bloque torácico por un mejor posicionamiento de Th9 o modificar la concavidad lumbar (11).

Integración propioceptiva postural (fig. 17 y 18).

Los ejercicios posturales en carga permiten, cuando las cadenas musculares han recuperado la extensibilidad suficiente, tonificar lo músculos profundos del raquis, sin perder las correcciones posturales conseguidas. El tratamiento persigue que  el paciente integre en su nuevo esquema corporal, las libertades articulares y los cambios posturales adquiridos de una manera progresiva y definitiva, gracias a la neuroplasticidad (21, 22, 23). El paciente consigue con la práctica del Método Mézières mejorar los apoyos de los pies en relación a la posición de las rodillas y la pelvis. Se tonifican los músculos de las piernas, muslos y glúteos sin perjudicar el periné y fortaleciendo el abdomen. Gracias a la mejora del esquema corporal, el cambio postural conseguido se mantendrá con el paso del tiempo previniendo futuras lesiones.

DISCUSIÓN

Durante mucho tiempo el desconocimiento existente sobre el concepto Mézières de reeducación, especialmente en los países de lengua no francófona, ha generado en la profesión una idea errónea de dogmatismo y rigidez del método terapéutico. La discusión de algunos “viejos mezieristas” entre preservar la esencia y originalidad de los principios fundamentales del método, por un lado o abrirse a la inclusión de nuevos abordajes terapéuticos, por otro, está hoy en día totalmente desfasada. En este sentido, la orientación de la “Formación Método Mézières”, desde la muerte de su creadora en 1991, ha tenido una evolución hacia la inclusión de los nuevos conceptos biomecánicos y fisiológicos en el ámbito de la salud global, que sin duda permiten adaptar la terapia mezierista a la fisioterapia del siglo XXI (15, 16).

Los conceptos terapéuticos globales aportados por Mézières, no sólo son base de la terapéutica que lleva su nombre, sino que fueron adoptados como suyos, o formaron parte esencial, de diversos métodos o técnicas de fisioterapia desde los años 70 y 80 (8, 29, 30, 34, 36, 37, 38, 39).

Los principios de globalidad en fisioterapia son hoy en día incuestionables. Ello no impide que la metódica de la reeducación postural evolucione en base a los descubrimientos científicos y a las aportaciones desde otras escuelas o tendencias, que sin modificar los principios esenciales de globalidad, causalidad e individualidad, aporten una mejora en los tratamientos y un bienestar en nuestros pacientes.  Y esto es, en definitiva, el objeto principal de nuestro trabajo.

Por otra parte, las técnicas globales de fisioterapia son poco conocidas por los profesionales de la medicina y por la sociedad en general. Debemos profundizar en la labor de divulgación y demostración de nuestro trabajo. Siempre que sea posible, pues no es fácil en el ámbito de la salud global, este avance debe hacerse en la línea de la evidencia científica en fisioterapia.

CONCLUSIÓN

Nuestra postura y las curvas vertebrales son resultado de múltiples factores; genéticos, ambientales, psicosomáticos, viscerales, traumáticos…; pero, en cualquier caso, el rol del sistema miofascial  en las alteraciones posturales es fundamental.

El fisioterapeuta mezierista tiene la capacidad, actuando sobre este sistema miofascial, de rearmonizar numerosos parámetros angulares: cambiar el valor cuantitativo de una versión pélvica, del ángulo fémoro-pelviano, modificar el bloque torácico por un mejor posicionamiento de Th9 o recuperar una lordosis fisiológica perdida, por ejemplo. Pero también puede mejorar los ritmos corporales, la circulación, la respiración, el equilibrio vegetativo o los patrones somáticos de estrés… Para que esto sea posible el fisioterapeuta debe plantear una terapia estrictamente personalizada y adaptada al paciente.

Destaquemos, para finalizar, las  ideas esenciales en el tratamiento mezierista del raquis en el plano sagital:

  • La terapia debe adaptarse al terreno de base individual de cada persona, funcional/estructural y a sus espectativas como paciente/cliente.
  • La pérdida de lordosis/cifosis fisiológica es un gran factor de inestabilidad articular de la columna vertebral en todos sus niveles tanto o más que las hiperlordosis/hipercifosis.
  • La recuperación de la movilidad y ritmicidad vertebrales, deben ser un objetivo prioritario dentro del tratamiento.
  • Será fundamental liberar/equilibrar los problemas locales, para poder incorporar la zona bloqueada al trabajo propioceptivo global a lo largo del tratamiento.
  • El potencial de salud de la columna vertebral se puede medir por la posibilidad de asumir los cambios posturales y dinámicos, así como los excesos de carga, con el mínimo dolor y la máxima estabilidad articular.

El objetivo final del tratamiento es, respetando los antecedentes patológicos, restaurar al máximo posible la fisiología funcional/normal de la columna vertebral y la dinámica respiratoria , permitiendo la libertad del movimiento y la mejora postural.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Staffel, F. Die menschlichen Haltungstypen und ihre Beziehungen zu den Rückgratverkrümmungen. Wiesbaden: Bergmann, 1889.
     
  2. Lovett  R.W. Round shoulders and faulty attitude: a method of observation and record, with conclusions as to treatment. J Bone Joint Surg. Am. 1902; s1-15:358-385.
     
  3. Alexander, F. M. The Use of Self. Long Beach, CA: Centerline Press, 1932.
     
  4. Mezières F. La gymnastique statique. Paris, Vuibert, 1947.
     
  5. Mezières F. Révolution en Gymnastique Orthopédique. Librairie Amédé    Legrand et Cie, 1949.
     
  6. Rolf I.P. Rolfing: Reestablishing the Natural Alignment and Structural Integration of the Human Body for Vitality and Well-Being. Healing Arts Press. 1979.
     
  7. Piret S., Beziers, M. La coordination motrice. Paris, Masson, 1971.
     
  8. Struyf Denys G. Les chaînes musculaires et articulaires. Bruxelles. Ictgds., 1979.
     
  9. Duval-Beaupère G, Schmidt C, Cosson P.  A Barycentremetric study of the sagittal shape of spine and pelvis: the conditions required for an economic standing position. Ann Biomed Eng, 1992; 20, 451-462.
     
  10. Mangione P, Sénégas J.  L’équilibre rachidien dans le plan sagittal. Rev Chir Orthop, 1997; 83, 22-32.
     
  11. Ramírez J, Revilla JR. Análisis global del equilibrio sagital del raquis. Rev. Cient. Iberoam. Fisioterapia Mezierista, 2008;1:12-19. 
     
  12. Mézières F. Originalité de la Méthode Mézières.  Paris. Ed.  Maloine, 1984.
     
  13. Struyf Denys, G. El manual del mezierista. Tomo I y II. Barcelona: Ed. Paidotribo; 1998.
     
  14. Souchard Ph.E.  Méthode Mézières. Bases scientifiques. Principes mecaniques. Tecnique. París. Ed. Maloine, 1979.
     
  15. Patté, J. Las evoluciones del Método Mézières desde los orígenes de su descubrimiento. A: XIº Congreso Internacional sobre el Método Mézières.   Barcelona: Libro conferencias, 2006, 74-82.
     
  16. Bessou, G. Contribución del Método Mézières al tratamiento de las alteraciones morfoestáticas y sus patologías. A: XIº Congreso Internacional sobre el Método Mézières. Barcelona: Libro conferencias, 2006, 10-21.
     
  17. Revilla J.R. Ramírez  J. Armonía corporal con el Método Mézières. Rev. Cuerpomente. 2007; 178: 58-63.
     
  18. Alexander, G. La eutonía; Un camino hacia la experiencia total del cuerpo. Buenos Aires. Ed. Paidós, 1979.
     
  19. Ehrenfried, L. De l’éducation du corps à l’équilibre de l’esprit. Paris. Aubier Montaigne, 1967.
     
  20. Feldenkrais M. Awareness through movement. New York. Harper and Row. 1972.
     
  21. Angulo R, Mckay S. Neuroplasticidad, trabajo propioceptivo y reeducación postural.  A: XIº Congreso internacional  AMIK. Barcelona: Libro conferencias, 2006, 29-35.
     
  22. Lieber, R.L. (2002). Skeletal Muscle structure, Function, and Plasticity: The physiological basis of rehabilitation, 2nd Ed. Lippincott Williams & Wilkins, Chapters 4, 5, pp 173-286.
     
  23. Woollacott, MH, Shumway-Cook, A. (2002). Attention and the control of posture and gait: A review of an emerging area of research. Gait and Posture, 16, 1-14.
     
  24. Bricot B. “Postura normal y posturas patológicas ” [en línea]. Revista IPP. Núm. 2 (2008). <http://www.ub.edu/revistaipp/bricot_n2.html&gt;. ISSN 1988-8198.
     
  25. Roll R., Kavounoudias A., Roll J.P. Contribution additive des afférences cutanées plantaires et proprioceptives musculaires au maintien de la posture érigée humaine. In Pied équilibre et mouvement. Ph Villeneuve, Masson, Paris, 2000.
     
  26. Damasio A. El error de Descartes. Barcelona. Ed. Crítica, 2006.
     
  27. Keleman S.  Anatomía emocional.  Ed. Desclée de Brouwer; 1997.
     
  28. Wydra G. Zur Problematik von Normen in der Bewegungstherapie. Krankengymnastik – Zeitschrift für Physiotherapeuten, 56, 2004, 2280 –2289.
     
  29. Bertherat, T. El cuerpo tiene sus razones. Barcelona. Ed. Paidós, 1986.
     
  30. Calais-Germain B. Anatomía para el movimiento. Barcelona. Ed. Liebre de Marzo, 1994.
     
  31. Campignon Ph.  Respir-actions. Bruselas. Ed. Philippe Campignion, 1996.
     
  32. Upledger John E. Terapia Cráneosacra T. I y II. Barcelona. Ed. Paidotribo, 2004 y 2006.
     
  33. Rocabado M. The importance of soft tissue mechanics in stability and instability of the cervical spine: a functional diagnosis for treatment planning. The journal of craniomandibular practice, 1987; 5, nº1.
     
  34. Busquet L. Las Cadenas Musculares. Tomos I a V. Ed. Paidotribo.
     
  35. Revilla J.R. Ramírez  J. Las cadenas articulares y miofasciales en el síndrome fémoro-patelar. Análisis y tratamiento por el Método Mézières. A: XIº Congreso Internacional sobre el Método Mézières. Barcelona: Libro de conferencias, 2006, 42-46.
     
  36. Nisand, M. Geismar S. La Méthode Mézières un concept révolutionnaire. Ed. Josette Lyon, Paris, 2005.
     
  37. Bienfait M. La reeducación postural por medio de las terapias manuales. Barcelona. Ed. Paidotribo, 1997.
     
  38. Souchard,P. Método del campo cerrado. Ed.Maloine, 1994.
     
  39. Verkimpe-Morelli N. Bienfait M. Harmonisation statique globale : Méthode des 3 équerres. Ed. Verlaque, 1990.


Deja un comentario

Percibir dolor

arturo goicoechea

Recuerdo que en mis primeros años de reflexión crítica sobre el dolor partí de una pregunta predecible:

¿Qué es el dolor?

Veamos: el dolor es una percepción…

Bien, pero, ¿qué es una percepción?

Ahí empezó todo el lío y comenzaron a resquebrajarse los esquemas de partida, a medida que iba conociendo lo que era y no era una percepción.

El concepto de percepción no ocupa ni preocupa a los profesionales sanitarios ni, por tanto, a los ciudadanos. Siendo el dolor una percepción podríamos sostener que el dolor no ocupa ni preocupa.

No es cierto. Los profesionales se ocupan y preocupan (con motivación variable) de solventar el dolor pero no lo hacen habitualmente desde la perspectiva de estar lidiando con una percepción y todas sus complejidades sino desde una visión más ingenua: el dolor surge de allí donde duele y si donde duele no encontramos nada es que tenemos cuestiones psicoemocionales…

Ver la entrada original 571 palabras más


Deja un comentario

Abre los ojos y la conciencia de lo que ves.

ojos

Muchas veces cuando el final del día llega, tengo  necesidad de dar  descanso a mis ojos.

Relajarlos, calmarlos, cuidarlos.

Parpadeo varias veces y al final los cierro. Este simple movimiento me da una  sensación diferente. De forma instintiva poso mis manos sobre ellos.  Como dándoles cobijo, calor…. Y noto  como la falta de luz por fin, suaviza y calma toda esa tensión.

Yo sin ellos no soy nada.

De todos los sentidos, tengo claro que la vista es la percepción sensorial más importante, un 80 por ciento del total. Es una aplastante mayoría. Pero solo es eso.

De esta manera, parece que nuestras sensaciones se han vuelto  más visuales, aunque no siempre fueron así.

El olfato, el oído, el tacto eran capaces de mayores sutilezas, de más vivacidad… estoy segura de ello.

No obstante, existe  un papel importante que  cumplen los ojos con la coordinación de los movimientos del cuerpo y también, ya lo sé… con la postura.  En particular  con los músculos del cuello y  la cintura escapular. Hay una estrecha relación de como miras y la posición de tu cabeza y de tu cuello. La  influencia es decisiva en ellos. Cuando hay restricciones en tus ojos, es posible que te limiten en tu movimiento…y en el mío también.

Todos tenemos rigideces que no son perturbaciones patológicas de la visión, aunque los  músculos y  tejidos de nuestros ojos también recuerdan experiencias dolorosas, esos momentos de tensión, de frustración, de dolor…

Si podemos  bloquear la nuca, la respiración y  la espalda,  ¿los ojos   deberian de ser de otra naturaleza diferente  a la del resto de nuestro cuerpo?… ¿podemos dejarlos indiferentes a los juegos de nuestras tensiones?

Uff, creo que no…

 Sigo preguntándome… ¿Por qué ciertas dificultades de la vista deben ser consecuencia inevitable de la herencia y de la edad? ¿Y no podría ser la expresión elegida por nuestro cuerpo para manifestar ciertos conflictos?

…Ojos que caen en ilusiones, en trampas de lo que queremos ver.

A veces un ciego camina con más elegancia que uno que ve. Hay algo peor que unos ojos que no ven y  son los ojos que creen que ven y se equivocan por que perciben de forma incorrecta.

Últimamente estoy en ello. Experimentando en esa percepción. Y se que algo cambia.

Me explican  que cuando miramos  y fijamos la vista en algo concreto, vemos su  contorno, su  volumen y  su  forma. Vemos con nitidez la parte central, pero se hace  más difuso y borroso la parte que  corresponde a la visión periférica. Esto es normal, el ojo funciona así.  Cambiamos el centro de  atención de un punto a otro.  Que claridad significa conexión, que lo difuso y lo borroso  te desconecta.  Que los ojos  están completamente unidos al cerebro. Que son piezas fundamentales en las zonas sensitivas y motrices del córtex. Que de esta manera cuando tu mente está desconectada de lo que ve,  tu calidad de visión disminuye porque te desliga del momento presente.

Mirar sin esfuerzo y sin tensión es  la naturaleza del ojo que ve bien.

Así que  hay que relajarlos, no solo en reposo sino también con el movimiento.

Y eso hago, eso intento.

Integro que cuando combinamos movimiento y relajación se amplía la propia consciencia de ellos.

Con nuestras costumbres y actitudes  somos los que les ponemos cargas y exceso que les impiden funcionar con normalidad.

Y  si tu mente no se relaja tu ojo tampoco.

Distensión y movimiento nos procuran una mayor nitidez en lo que vemos. Y  eso también  beneficia en la postura. Sobre todo en esa zona superior del cuerpo, que  casi siempre va desalineada con el resto.

Y me cuentan algo más que me hace reflexionar.

…Y es que una no ve lo que quiere, sino  lo que le interesa.

Que cuando miramos con interés, nuestro cerebro se alinea con nuestros ojos y de esa forma percibimos.  Que cuando ya no hay interés, nuestra mirada se desliga  de  nuestro pensamiento y entonces ya no se percibe, dejando una gran cantidad de información visual fuera de nuestro mundo perceptivo.

Así que la experiencia de vivir queda pendiente de lo que piensa mi cerebro. Y entonces,  miro sin ver….

😉 🙂

Hoy me pongo contigo:

Sobre la espalda, con las piernas dobladas y la cabeza relajada sobre un cojin.

Me froto las manos hasta que percibo calor en ellas y las ahueco sobre los ojos. No me impide respirar pero debe quitarme la luz.

Mantengo los ojos relajados y abiertos, intentando relajar los músculos que sostienen el globo ocular, buscando la sensación de que los ojos se hunden en el interior de mi órbita.

Sigo manteniendo esta sensación de ojo distendido e imagino que hay un árbol frente a mi. Miro su copa. Una hoja se descuelga y cae hacia el suelo, dando vueltas por todos los lados, baja, sube, hacia la derecha, hacia la izquierda, haciendo  sinuosidades y vuelve a bajar otra vez… y yo la sigo con la mirada hasta que toca el suelo.

Relajo los ojos  y   los parpados con movimientos rápidos y ligeros, como si quisiera hacerme cosquillas en la palma de la mano, con mis pesatañas. Me recuerdan a los  besos de  mariposa que jugábamos de niñas…

Después,  subimos la mirada otra vez hacia la copa de ese árbol y otra hoja cae… y  la vuelvo a seguir.

Finalmente relajo los ojos y cierro los parpados.

Separo lentamente las manos de mis ojos, dando luz y  preparándome para ver, observar y sentir.

Imágenes de tu cerebro.

1 comentario

La nueva geometria del cerebro gracias al Dr. Van Wedeen
Gracias al hallazgo de Wedeen y sus colegas podémos disfrutar desde hace tiempo de estas imágenes tan diferentes del cerebro…Imágenes que rompen el hito de que hay ciertas áreas específicas que trabajan solamente para una función…podemos ver que el cerebro está lleno de interconexiones de una geometría 3D interesantísima…que deja muy atrás esa imagen del cerebro como una simple “madeja de gusanos” que al diseccionarla solo presenta materia gris y blanca
He querido compartir distintas imágenes del cerebro con la mejor resolución posible con el fin de que puedas disfrutar de este gran desconocido que tienes funcionando mientras lees estas lineas.


Deja un comentario

Frustracion

arturo goicoechea

La Pedagogía en Biología es una poderosa herramienta. Comprender la arquitectura neuronal de la percepción dolorosa, su sentido biológico, las razones del organismo, el miedo al daño, la incertidumbre en la toma de decisión en la activación de la alerta, todo ello ayuda a ver al cerebro no como al órgano más perfecto de la evolución sino como un conjunto de circuitos altamente integrados cuyo objetivo es aprender a predecir la realidad, en base al conocimiento que van adquiriendo.

Nacemos ignorantes, con una conectividad pre-dispuesta a absorber la información que el entorno facilita, a veces por experiencia propia (ensayo-error-acierto), otras por observación de aciertos y errores ajenos y, siempre por instrucción de expertos que teóricamente saben cosas que nosotros no podemos saber por nosotros mismos.

En los cursos de padecientes explicamos los conceptos básicos, desvelamos las falacias de las doctrinas oficiales y alternativas y exponemos una visión neuronal de la…

Ver la entrada original 768 palabras más


Deja un comentario

¿ Y tú como respiras?

Imagen

Nuestra respiración manifiesta todo estado emocional o físico, así como cualquier dificultad que tengamos.

Estar vivo supone respirar profundamente, sentir y moverse con libertad.

La respiración ocurre de forma inconsciente y automática. Ocupando un lugar especial entre los procesos corporales sobre los que apenas se pueden influir deliberadamente. Tenemos una puerta abierta hacia el sistema neurovegetativo, hacia sus trastornos, así como  hacia ciertas alteraciones del cuerpo. Por poner un ejemplo, cambios  en la glándula tiroides producen una respiración de tipo especial que ayudan a diagnosticar la enfermedad. Todo estimulo fuerte y repentino detiene la respiración.

Existen una gran  cantidad de sistemas y normas encaminadas a crear un efecto calmante mediante la liberación de la respiración y frecuentemente en la psicoterapia moderna lo utilizan como herramienta de trabajo.

¿No te has dado cuenta cuando tienes miedo que encoges tu pecho de forma involuntaria? ¿O cuando experimentas un susto repentino la contienes? Además de que cuando permaneces mucho tiempo inactivo, te vuelves cansado y aburrido.

La respiración tiene que ser libre y completa. No hay un movimiento concreto para aprender a respirar.

Es importante  entender esto para poder soltar  los músculos que intervienen en ella. Si tienen permiso para moverse,  el diafragma, los músculos de las costillas y del vientre despertaran al plexo solar  y es en este punto donde se  cruza el sistema nervioso vegetativo.

El aire debe entrar por la nariz y por la boca hasta la tráquea, los bronquios y los pulmones y salir por el mismo camino adecuadamente. Así aseguramos  provisión suficiente de oxígeno en todo momento y circunstancias. La mayor parte de los músculos de aparato respiratorio están conectados con las vértebras cervicales y lumbares, por lo que la respiración influye sobre la estabilidad  en la postura de la columna vertebral.

También el apretar la mandíbula y la tensión de los ojos afecta a la forma de respirar. Si los músculos de tu zona superior están tensos, estos no dejaran entrar el aire en tus pulmones y sobre todo no lo dejaran salir. Solo lo necesario para  sobrevivir.

Si aprendo a relajar mis ojos  convirtiéndolos en una grata manera de  percibir  y puedo también abrir mi mandíbula a la vez que la tensión cede en la lengua, notaré  sin duda  un cambio importante.

La nuca es una pieza maestra en este juego. No se debe esperar que se libere la respiración si la nuca misma no está libre. El nervio fénico nace de C4, la cuarta vértebra cervical y se adhiere de inmediato a la pleura antes de penetrar en el diafragma, cuyos movimientos comanda y el nervio neumogástrico pasa por el cuello antes de dirigirse a los pulmones, al corazón y al abdomen. Es un gran maestro de ceremonia del sistema nervioso autónomo.

Recuerda que respirar bien ayuda a tener una buena postura.

Todavía mas importante es saber que uno respira como vive.

¿ Y tú como respiras?

Te propongo lo siguiente:

Estírate sobre la espalda y y toma conciencia de tu cuerpo sobre el suelo:… su longitud, anchura, grosor. Observa todas las zonas de tu cuerpo que tocan el suelo  y la altura de los puentes donde  no se posan. ¿Te sientes relajado o todavía existen zonas de tensión?

Ahora toma conciencia de tu respiración. ¿Por donde respiras por la nariz o por la boca? ¿Y tu ritmo?  ¿respetas los tres tiempos de inspirar, espirar y de hacer  una pausa antes de volver a coger aire?…¿Puedes notar el movimiento de tu respiración?   observa en  tu  parte  supra umbilical, en tu tórax, en las clavículas, en las costillas, en el esternón ….y en tu espalda…

🙂 😉

 shutterstock_125683361


Deja un comentario

La Escoliosis.

Es una deformidad tridimensional de la espalda. Se caracteriza por una desviación lateral de la columna asociada a una rotación vertebral. 
En más del 85% de los casos no se conoce la causa (escoliosis idiopática). Existen malos hábitos que pueden provocar dolor o malas actitudes posturales; como llevar mal la mochila, o deportes asimétricos (tenis, golf, etc.) o tener una mala ergonomía en el trabajo. Pero estos aspectos difícilmente podrán ser el origen de una escoliosis, incluso una verdadera pierna corta no tiene por qué provocar una escoliosis progresiva.
Síntomas: 
Si bien el dolor no suele ser el signo principal de esta deformidad, en ocasiones puede aparecer molestias en el adolescente y dolor mecánico en el adulto. Los fenómenos de compensación y las tensiones musculares suelen ser los motivos principales de estos dolores.
Tratamiento:
Respecto al tratamiento físico, la reeducación postural por el Método Mézières es una técnica muy válida, sobre todo en las escoliosis del adolescente y del adulto. Los objetivos son diversos: evitar la progresión de la curva (etapa pre-puberal), mejorar la flexibilidad muscular (reequilibrio cadenas musculares), mejorar la movilidad articular y la estética postural. El objetivo final será siempre restablecer la funcionalidad máxima, el movimiento libre y armonioso con una mejora de la conciencia corporal.
http://www.metodo-mezieres.com/index.php/es/tratamientos/reeducacion-postural/escoliosis


2 comentarios

Una buena postura empieza por los pies.

Photo

Con la llegada del otoño empezamos el ritual de buscar  zapatos  para la temporada. Nuestros pies que han estado libres, sueltos y  aireados se ven sometidos a las rigideces de cualquier estuche concebido para ello y al cual llamamos zapatos.

A veces buscar el calzado adecuado es una tarea realmente difícil.

Los pies en un zapato incorrecto nos restan libertad de movimiento.

Con los pies bloqueados, los movimientos de las extremidades resultan torpes, afectando a toda la movilidad  del cuerpo.

… y eso también  perturba a nuestros órganos internos.

No debemos de creer que las vísceras y  los músculos  se encuentran separados. En el interior  no se olvidan de los suplicios del exterior. Los órganos profundos sobrellevan el sufrimiento de los músculos y de las articulaciones.

Una  buena postura empieza por los pies.

Si recuperamos la libertad de los dedos y equilibramos los arcos plantares, devolveremos a nuestros pies sensaciones de amplitud y estabilidad, por lo que nuestra espalda trabajará con menos esfuerzo.

Obligamos a nuestros pies  a llevar un calzado perjudicial donde el contorno del pie y los dedos están aprisionados, en donde no pueden estirarse ni moverse.  Creamos un caminar limitado, sin armonía ni naturalidad.

Observo esos zapatos de punta, con tacones de vértigo….esos zapatos que producen contorneos donde el cuerpo vacila, donde cada paso es una proeza, un desafío.

Y si nos fijamos un poco más en la zona superior, el rostro permanece indiferente a la lucha que se desarrolla abajo, ajeno a los desesperados esfuerzos de las piernas, de la espalda y del sistema nervioso. Obligando a reconstruir a cada paso lo que sería la apariencia de la marcha humana.

Ese es el problema, al querer introducir tu pie en algo puntiagudo, estrecho, rígido….

Se producen extrañas mutaciones que no están previstas por la naturaleza. Las articulaciones se bloquean, se superponen los dedos, soldándose en un bloque compacto.

Y ya no pueden estirarse, apoyarse y presionar al suelo durante la marcha.

Los músculos del pie  y sus prolongaciones en la pierna, contraídos no hacen más que tirar de las articulaciones.  Si  se contraen, los huesos no tienen otra que desviarse. En los extremos de los huesos que se juntan con gran precisión, acaban siendo desplazados uno respecto del otro. ¿Te suena el Hallus valgus? ¿El juanete del dedo gordo?.

Sin embargo, aun llegando a esas deformaciones, podemos liberar las articulaciones y  estirar los músculos que  están hechos de una materia flexible.

La naturaleza nos brinda el poder de rehacernos. Volver a estar de pie, y encontrar los apoyos naturales sobre la tierra.

Todos los zapatos tendrían que respetar el contorno del pie y ser creados para poder caminar con armonía, dando la libertad que el cuerpo necesita.

Te propongo lo siguiente:

Ponte de pie y experimenta esto:

Los pies desnudos en el suelo. Intenta  separar el  dedo pequeño, luego el gordo. Abre los dedos en abanico, cuidando de  no levantar ninguno. Solo intenta de dejarlos descansados en el suelo. Para conseguir esto, es posible que se necesiten algunas semanas  y quizás sudes más que levantando pesas. Pero se consigue.

Toma un lápiz, una hoja grande de papel y dibuja el contorno de tu pie con su nueva  y autentica forma. A partir de ahora ya sabrás que zapato se te acomoda más y cuya forma tendrá que ser la del contorno de tu pie.

🙂 😉

 Imagen


Deja un comentario

¿Que es el dolor?

Imagen

Es interesante comprender ciertos aspectos sobre el dolor crónico y como desde hace algún tiempo existe una nueva forma de abordarlo.

 Empezamos: nuestro cuerpo esta diseñado para movernos.

Seguimos…hay que tener en cuenta que el dolor es una percepción más de nuestro cuerpo, como la vista, el oído, el gusto, olfato…. y es que el dolor nace directamente del cerebro.

Lo explico, aunque hay quien lo hace mucho mejor que yo…

Ocurre que cuando por algún motivo al producirse un cambio mecánico, como un mal gesto de forma busca por ejemplo, en nuestra organismo nuestra propiocepción y en concreto nuestros receptores nociceptivos, empiezan a  crean unos mensajes de peligro que van directos  a nuestro cerebro.

Y eso nos produce la sensación de dolor.

Cuando nos lesionamos el proceso fisiológico se inicia… ya sabemos cómo: inflación, rubor, calor, tumor, proliferación, regeneración, remodelación y por fin la recuperación.

Ese dolor, por llamarlo de alguna manera, es bueno. Nos permite recuperarnos.

Pero el problema se crea cuando ese dolor no para y continua.

Y eso?

Pues nuestro cerebro  engaña. De  forma errónea sigue enviando mensajes de dolor cuando en realidad  ya no es así porque estamos curados. Hay dolor pero no hay mal asociado. Lo llamamos  falso positivo.

El falso positivo nos crea una convicción de que todavía estamos lesionados. Es  ese dolor el que nos perjudica, nos encierra, nos destruye.

El dolor siempre sale del cerebro y tenemos una característica en él muy curiosa.

Se anticipa a lo que vamos a hacer cuando vamos a demandar un determinado movimiento. Esto sin duda alguna nos ayuda a sobrevivir.   El “te harás daño si haces eso” surge de una forma automática en señal de dolor y eso nos hace que nos quedemos quietos. Así que antes de hacer, el cerebro es el que nos da o no permiso…

Qué curioso no?

Este falso positivo nos abre la caja de Pandora…De donde sale la conciencia en todo este entramado de neuronas y sinapsis?

Entramos en territorio desconocido.  Pero hay que conocer.

Cuando el cerebro nos proyecta el dolor,  él ya espera la respuesta que tendremos. Es una especie de ritual particular de cada uno tiene consigo mismo. Hay  quien se toma  un antiinflamatorio,  quien necesita pararse si está caminando, quien se sienta cuando esta de pie, quien se levanta cuando está sentado, quien pone una mano en el dolor. A gusto hay colores, dicen.

Entonces, ahí va lo interesante: es necesario romper ese ritual, no prestar atención al dolor, proseguir nuestra actividad normal y con paciencia irá disminuyendo.  Es posible que el cerebro se enfade porque no habrá más espectáculo y probablemente aún estrechará más la percepción del dolor.  Hay que ser constantes y  firmes, sin rendirte y progresivamente  y para alivio nuestro iremos modulando ese dolor. Claro está que para ello se necesita un tiempo.

No hay posibilidad si no rompemos con esa actitud,  puede ser que la sensación del mismo  disminuya, pero no es así… ya que cada vez se necesitara de menos  estímulos para que el dolor actue de nuevo, incluso apareciendo cuando duermes.

Es en definitiva una sanción al movimiento.

Tener miedo al movimiento se le llama kinesifobia.

Es eso. Necesitamos de  movimiento con confianza.

Hay dolor pero no existe el daño.

Por eso es tan importante que te enseñemos a corregir esos motores afuncionales generados desde el dolor y a las restricciones musculares. Es importante que sepas ver, observar y sentir tu cuerpo con armonía, trabajando tu postura de una forma coherente, sin rigideces: No hay que tener miedo a experimentar.

El trabajo es  en ese sentido.

Una actividad física progresiva es recomendable. El deporte es necesario entre otros aspectos porque  hay una liberación de oxitócica ( endorfinas que nos interesan)… vaya, la morfina natural del cuerpo y además desconecta la amígdala que es la parte del cerebro que controla el miedo.

En fin, suma  y sigue.

Así que:

Desacondicionémonos del dolor, tanto  en  las creencias, en hábitos y en pensamientos tóxicos.

Saludos 😉


Deja un comentario

Curso intensivo para pacientes de migraña

arturo goicoechea

El 9 de Noviembre (sábado) damos un curso intensivo para padecientes de migraña. Seis horas más una revisión de cuatro horas al cabo de dos o tres meses.

En el curso explicamos el proceso de la migraña desde la perspectiva del modelo cultural. La propiedad migrañosa no se determina por la genética, tal como sostienen los neurólogos, sino que se construye a lo largo del aprendizaje, al calor de varios factores. El más importante: la cultura, la información: vehiculada consciente e inconscientemente a través de la experiencia propia, la observación e imitación de la experiencia ajena y, sobre todo, por la información experta.

Lo que la información construye puede neutralizarse con información de signo contrario. La Pedagogía es una poderosa herramienta que guía la conectividad de los circuitos. Nacemos con un cerebro obligado a modelar su arquitectura por el contagio de lo que se dice y hace en el grupo…

Ver la entrada original 377 palabras más


Deja un comentario

Con octubre empezamos los grupos…

Imagen

Se me ocurre para empezar, proponer un sencillo ejercicio a ver como andamos de  ese sexto sentido corporal al que llamamos propiocepción o conciencia corporal.

Solo necesitamos un papel y un lápiz. Cerramos los ojos y nos dibujamos. Si¡  a nosotros, nuestra forma, nuestro cuerpo.

Siempre hay protestas porque el sentido de la vista nos orienta, pero también nos engaña. No tenemos que juzgar ni ser críticos con el resultado.

Venga, abrimos los ojos y … a todos nos sorprende lo que vemos. Solo es información. Información de como percibimos nuestro cuerpo, de  que partes están mas conscientes y de cuales no. La observación es un punto clave en este trabajo. Porque eso nos ayuda a reflexionar sobre  nosotros mismos.

Es importante tenerlo en cuenta a la hora de los ejercicios, ya que  cada sensación nueva que tengamos  creará una nueva conexión entre nuestras neuronas y  nuestros músculos. Si conseguimos mejorar la información sensorial que llega al cerebro, mejorará nuestra postura y nuestros movimientos cotidianos obtendrán mas fluidez y armonía.

Bueno,  acabamos de comentar lo que hemos dibujado y empezamos con el trabajo corporal.

“¡¡Oído-Cocina¡¡”  ya sabemos algo mas de nosotros, tememos unos datos que antes no conocíamos.  Mas tarde,  al final de la clase volvemos a comparar…

Otro día repetimos  a ver que pasa,  a ver que nos muestra el papel.

🙂 🙂

Vuelve el taller Aprendiendo de nuestras Emociones este 5 de octubre

En este taller, el Espacio Cultivarte aporta pautas que nos ayudan a encontrar nuestra manera de interactuar positivamente con nuestras emociones, canalizarlas y aprovecharlas para ser seres humanos más equilibrados y felices.

Este taller se impartirá el próximo sábado 5 de octubre en horario de 16 a 21 horas, por las socias fundadoras del Espacio Cultivarte, Mercedes Pappaterra y Rafaela  Navarro psicoterapeutas en  Analistas Transaccional y  con la coordinación de  Laura Acuña, psicóloga holística y terapeuta en Flores de Bach.

Coste de participación 60 euros.

Inscríbete e infórmate llamando a los telefónos: (34)60 90 09 587, y (34) 63 99 58 152. Escríbenos a info@espaciocultivarte.com

Espacio CultivArte
Plaza Dr. Letamendi, 10, Piso 6, Oficina 19
08007 Barcelona
España


Deja un comentario

Interpretar y tener dolor, ni normal ni aceptable.

ImagenGran parte de la población sufre dolores de espalda, por lo que este problema no es solo propio de los músicos.

Estos dolores, frecuentemente de origen muscular pueden ser  por diversas causas. Los músicos sufren estos dolores unidos a su practica instrumental. Los llamamos dolores funcionale , debido  frecuentemente a las  posiciones pasivas y demasiado estáticas que se ven obligados a permanecer. Lo que lleva directamente a las contracciones musculares largas y a veces constantes.

Ademas estas tienen la manía de transformarse en contracturas. De ahí que el dolor aparezca con mayor rapidez  cuando  se toca el instrumento.

El tratamiento sintomático va ir a la par con el trabajo corporal, osea será necesario actuar en el trabajo postural y gestual del instrumento para poder acabar con el origen del problema.

Las dos causas principales  de abandono de la practica instrumental son los bloqueos corporales  y los dolores,  ya que hacen desaparecer el placer  de la interpretación. Los que no abandonan se enfrentan  tarde o temprano a la cuestión del cuerpo y quizás esos hábitos ya lleven mucho tiempo instalados. Es por ello que la finalidad es despertar en el alumno una atención a las sensaciones corporales.  Es decir encontrar su sentido corporal. Ya que la corporalidad lleva directamente a la mejora de la musicalidad.

Resumiendo: Las tensiones encogen el sonido.

Es inútil buscar a musicalidad de un modo puramente intelectual, o en una búsqueda de la inspiración, estamos convencidos de que la encontramos en el cuerpo cuando  este funciona perfectamente en armonía con el instrumento. La mejora de los gestos y posturas contribuye directamente a  la mejora de la musicalidad.

 Un saludo 😉


1 comentario

Un cerebro saludable

arturo goicoechea

El cerebro es la sede del gobierno del organismo. En él se representa una determinada concepción del mundo, del propio organismo y de la interacción entre ambos.

Como todos los recintos celulares, necesita oxígeno, alimento y seguridad para poder desarrollar su tarea: evaluar información, disponer una teoría probabilística del futuro y tomar decisiones en base a esa evaluación.

El cerebro habita un recinto seguro: el cráneo y sus cubiertas meníngeas. No contiene nociceptores: neuronas capacitadas para detectar agentes y estados físicoquímicos letales: temperaturas extremas, tirones, compresiones, ácidos. Por eso podemos pincharlo sin que el individuo sienta dolor. “El cerebro no duele”, se dice. Es una afirmación tramposa. El cerebro, en realidad, duelea. Es el único órgano capaz de hacerlo, al igual que el pulmón es el único órgano capacitado para oxigenar la sangre, el hígado para desintoxicarla y el riñón para filtrar lo innecesario.

Las neuronas del cerebro, como…

Ver la entrada original 651 palabras más


Deja un comentario

Articulo de BBC Mundo que explica que existe cierta relación en tener una buena postura y sentirse mejor.

Esqueletos

Ahora un nuevo estudio lo confirma: una buena postura no sólo nos hace vernos mejor, también parece tener beneficios médicos.

La investigación de las universidades del Sur de California (USC), Estados Unidos, y de Toronto, Canadá, encontró que una mala postura no sólo causa una mala impresión, también puede hacernos físicamente débiles.Por el contrario, dicen los científicos en Journal of Experimental Social Psychology (Revista de Psicología Social Experimental), enderezar la columna y adoptar una postura dominante reduce nuestra sensibilidad al dolor.

Tal como explica el doctor Scott Wiltermuth, profesor de organización gerencial de la USC, estudios en el pasado han mostrado que adoptar una postura dominante puede cambiar los niveles hormonales del individuo e incrementar su propensión a tomar riesgos.

El profesor Wiltermuth se dedica a investigar cómo los individuos se comportan e interactúan en grupos y parejas y como la dinámica interpersonal impacta sus funciones.

En el nuevo estudio deseaba ampliar las investigaciones sobre el poder psicológico de la postura corporal, para observar si ésta también puede tener un impacto físico, en particular si puede influir en la sensibilidad al dolor.

Cambio hormonal

Junto con la doctora Vanessa Bohns, experta en conducta organizativa de la Universidad de Toronto, llevaron a cabo dos experimentos en los que los participantes debían adoptar tanto poses dominantes como sumisas y neutrales mientras eran sometidos a una fuente de dolor.

“Aunque la mayoría de la gente nos encogemos como un ovillo cuando nos duele algo, el estudio sugiere que deberíamos hacer lo opuesto”

Dr. Scott Wiltermuth

También debían llevar a cabo una prueba para medir su fuerza de agarre.

Los experimentos se llevaron a cabo tanto con los participantes solos como acompañados de una pareja con la que debían interactuar.

Los científicos encontraron que los participantes que adoptaron poses dominantes mostraron mayores umbrales de dolor que los que adoptaron poses sumisas o neutrales.

Y no sólo eso, dicen, los resultados mostraron que la postura también tiene un impacto en la interacción personal.

“Los participantes que interactuaron con una pareja sumisa mostraron un umbral de dolor más alto y una mayor fuerza de agarre que los participantes que interactuaron con una pareja dominante”.

Los científicos creen que el efecto se debe a que enderezar el cuerpo tiene un impacto en los niveles de hormonas vinculadas al dolor.

“Aunque la mayoría de la gente nos encogemos como un ovillo cuando nos duele algo, el estudio sugiere que deberíamos hacer lo opuesto” afirman los investigadores.

“De hecho, el estudio sugiere que encogernos en un ovillo podría hacer la experiencia de dolor más poderosa porque te hace sentir que no tienes ningún control sobre tus circunstancias, lo que a su vez intensifica la anticipación del dolor”.

“En lugar de esto, trate de sentarse o pararse derecho, inflando su pecho y expandiendo su cuerpo”.

Estas conductas, dicen los investigadores, pueden crear una sensación de poder y control que a su vez hacen al proceso más tolerable.

Los científicos creen que la postura expansiva podría ayudar a elevar los niveles de testosterona, que está asociada con una mayor tolerancia al dolor, y disminuir los niveles de cortisol, la hormonal asociada al estrés, lo cual podría hacer la experiencia menos estresante.

Tal como señala el doctor Wiltermuth, estos resultados sugieren que mantenerse erguido y “con la frente en alto” también podría tener un impacto en el dolor emocional.

“Es posible asumir que las posturas dominantes nos ayuden para que cuando recordemos un evento emocional angustioso sea menos doloroso”.

Y como la postura de la gente que nos acompaña también parece tener un impacto, los investigadores sugieren que quizás los médicos y trabajadores de salud deberían adoptar posturas más sumisas ante sus pacientes, en particular a quienes deben someterse a procedimientos dolorosos.

De esta forma, dicen, podrían disminuir el estrés del enfermo y quizás hacerlo menos susceptible al dolor.


Deja un comentario

LA FIBROMIALGIA SI TIENE SOLUCIÓN.

Un testimonio de Rafaela Navarro del Espacio Cultivarte, una persona que se dio cuenta que la clave estaba en “cultivar” cuidados.

 

A modo de introducción y para situarnos veremos algunos datos de la fibromialgia en España. Es conocida como una de las enfermedades ocultas del siglo XXI pese a su influencia en la calidad la vida. No en vano, en España, padecen fibromialgia, o fatiga crónica, cerca de 1 millón de personas. Según afirma Benigno Casanueva, autor del primer tratado sobre fibromialgia que se edita en España, “no existe un perfil característico del paciente” pero se conoce que “un alto porcentaje de personas afectadas son mujeres jóvenes, de entre 30 y 50 años”.

Lo que si está claro es que la fibromialgia está  considerada como la principal causa de dolor crónico generalizado y afecta, aproximadamente, a un 2 por ciento de la población, con una frecuencia de un 4,2 por ciento en las mujeres y un 0,5 en los hombres. Casanueva precisa que “la fibromialgia es la segunda enfermedad reumática más compleja, por detrás de la artritis reumatoide”.

Tópicos sobre la fibromialgia

Sobre ella se suele decir que “no se cura”. Muchos médicos indican que la única solución es medicarse, y aceptarlo, no hacer nada. Esto a pesar de que una persona con fibromialgia suele tener una vida marcada por bajas laborales, estado anímico bajo, insomnios o sueño no reparador, inapetencia, susceptibilidad, baja autoestima, dolores que le acompañan en cada actividad que realiza, tristeza, y expresiones como “voy que me arrastro” o “no doy para más.

Testimonio de Rafaela Navarro

Psicoterapeuta de Análisis Transaccional y socio fundadora del Espacio Cultivarte.  Padeció fibromialgia durante aproximadamente  20 años.  El primer año después de la crisis fue tratada por un neurólogo, con penicilina, y otros medicamentos que no recuerda. Al año me fue a ver a sumédico de cabecera desesperada.  Él  fue el que le dijo que parecía una enfermedad reumatológica llamada fibromialgia que a veces se acompañaba con una sensación de agotamiento llamada “fatiga crónica” que se estaba empezando a hablar de ella… “no vas a morir por esta enfermedad, pero si morirás con ella”, sentenció.

Pregunta: ¿Por qué acudiste al médico?

Respuesta: Me quedé con una gran rigidez, mis articulaciones no tenían movimiento, el dolor era horrible, no podía ni salir del coche, ni levantarme de la mesa donde estaba cenando.

P.Cuéntanos tu periplo.

R.Antes de tener esta crisis tuve avisos, que yo no atendía. Me tomaba una aspirina y seguía. Estaba cansada, y pensaba que era por la primavera, o por el otoño. Trabajaba mucho y además “era muy nerviosa”, según el diagnóstico de los médicos.

El fin de semana antes de “la 1ª crisis” estuve en cama, no me podía mover, tenía mucho dolor y cansancio, pensé que de nuevo había cogido una “viriasis”. El lunes fui a trabajar (no podía faltar mi responsabilidad me lo prohibía). Pero lo pasé fatal: si me arrodillaba o sentaba, me tenían que ayudar a levantar. Yo sola no podía, imposible. Me vinieron a buscar por la noche al trabajo (porque aguanté todo el día) no podía salir del coche, me tuvieron que sacar, en la mesa a la hora de la cena no pude levantarme, la rigidez, el dolor el agotamiento era horrible… Me llevaron de urgencias y empezó el calvario.

Salí de allá caminando sin dolor (por el calmante) pero como una anciana de 200 años. A partir de ahí visité a un endocrino con sus correspondientes pruebas.  Todo estaba bien. Otro médico que me trató por reuma en la sangre (tratamiento de penicilina, un año más o menos). Después el neurólogo un año hasta que me cansé. Después de hablar con mi médico de cabecera empecé a negar que estaba mal “yo podría resolverlo” “yo era fuerte, lucharía” total no tenía nada.

Durante unos 10 años lo negué.  Cada día tomaba el termalgil, aspirinas etc. Hasta que hace aproximadamente 10 años tuve “la segunda gran crisis.” Esta sí me hizo parar, no podía luchar, me quedaba paralizada, el cansancio, los dolores, la tristeza, el miedo, la impotencia de no poder eran tremendos. Me sentía en muchos momentos enfadada porque yo ya no era la mujer fuerte que podía con muchas cosas, por no decir con todo.

Volví a mi médico de cabecera, me dijo lo que era en seguida y entre otras cosas me mandó  depresivos cosa que me enfadó mucho y se lo dije (algo poco habitual en mí) y me sugirió que me fuera a ver  un reumatólogo, así lo hice.

Tomé una decisión: dejar de negar la enfermedad, dejar de luchar contra ella… lo mejor que pude hacer fue aceptarla y aprender de ella.  ¿Aprender de ella os preguntareis? Pues encontré personas que me acompañaron, no fue fácil, romper con hábitos y creencias mantenidas durante tantos años.  Sin embargo, he aprendido  y sigo aprendiendo a cuidarme, hago ejercicio, cuido mi alimentación, medito, hago ejercicios de respiración, nado, duermo mis horas, busco la manera de tener espacios para hacer lo que me gusta… y diréis: “esta mujer tiene que tener mucho tiempo libre”, y la  verdad es que tengo muy poco.

A través de la fibromialgia he  aprendido a escuchar mi cuerpo, él me habla, me avisa, el dolor me está diciendo qué emoción no he tenido en cuenta, nuestro cuerpo es muy sabio solo tenemos que aprender a escucharlo.

Porque al fin y al cabo para llegar a la fibromialgia o la fatiga crónica uno de los componentes básicos  es el no tenernos en cuenta, no escucharnos, creernos súper-mujeres o súper-hombres y lo que no hemos aprendido  es a amarnos (sin sentimos egoístas)

P. ¿Cuál es la diferencia entre fibromialgia y Fatiga crónica?

R. Yo la definiría por mi vivencia con las dos: Fibromialgia; un dolor intenso en unos puntos concretos del cuerpo, que pueden ir variando, dependiendo del  día. La intensidad del dolor puede variar, puede ser como de unas agujetas constantes o de un gran dolor acentuado por cualquier movimiento. También hay cansancio, ¡cómo no, el dolor agota!

Fatiga crónica; agotamiento total, no tienes fuerza ni para levantar un vaso de agua, ni la cuchara, no hay energía, para mí era lo peor, me sentía como una ancianita de 200 años. Hablar era un esfuerzo demasiado grande

P. ¿Qué piensas de estos síntomas?

R.Pienso que tienen un componente emocional muy importante. Las personas que los hemos padecido y que los padecen so,ps personas muy exigentes con nosotras mismas. Que no sabemos decir “No” sin sentirnos culpables.

P.¿Cómo lo viviste?

R.Como he comentado antes primero negándola y la segunda vez utilizándola para aprender sobre mi misma (toda una experiencia y sigo en ello).

P. ¿Te sentiste apoyada por tu entorno?

R.La primera vez por nadie, no sabían, pero ni yo misma  me apoyaba no sabía tampoco lo que pasaba, la segunda encontré sobre todo a una persona que fue mi compañera de viaje, ella me enseño a cuidarme, me dio los permisos que yo necesitaba para empezar a “gatear” en esta nueva experiencia. Me sentí cuidada y apoyada por ella. Mi familia hacia lo que podía, porque seguían sin comprender

P. ¿Qué pensaban de tu situación?

R. Al principio no lo comprendían, ni me comprendían. Yo seguía trabajando, tenía que coger alguna baja, pero no entendían… hasta que en la empresa buscaron información y a partir de ahí hubo algún pequeño cambio.

P. ¿Sufres actualmente de fibromialgia?

R.Bueno, yo digo que soy” exfibromialgica”  Con la Dra. (reumatóloga) que me lleva, hace unos años que no hablamos de la fibromialgia, es como si no estuviera en mi vida, sin embargo si es cierto que hay momentos que tengo algún dolor… ¿Quién no, verdad? Lo importante es que no paraliza mi vida, escucho mi cuerpo, lo mimo, busco y encuentro lo que tengo que hacer. Hay una complicidad entre mi cuerpo y yo… el habla como sabe y yo lo escucho

P. ¿Qué hiciste para curarte? Al principio hice muchas cosas. Pongo como ejemplo:

R.Medicina alopática, que me indicó: Antidepresivos, antiinflamatorios, somníferos etc.Tomé los antidepresivos poco tiempo porque yo no estaba deprimida. Los antinflamatorios los tomaba en los momentos de crisis, y los somníferos también una temporada para poder descansar cuando dormía.

Medicinas Alternativas. Contacté con un naturópata que me ayudó con la alimentación. Me dieron minerales que mi cuerpo necesitaba (sigo tomando algunos), una terapia personal (un trabajo de crecimiento personal), masajes de varios tipos, siendo el método Mezieres junto a Ma. Angeles con quien he encontrado una gran ayuda  (busqué hasta que encontré el que me gustaba y ayudaba a estar mejor) natación, caminar, acupuntura.

Estudiar, leer sobre esto. Trabajo terapéutico. Alimentación. Meditación. Conversaciones amables. Masajes. Vida creativa. Cuidarme. Quererme.

-¿Qué le dirías a las personas  que padecen estos síntomas?

R.Que hay opciones para mejorar, no creer a los que lo digan que no os curareis de este síndrome, os podéis curar, podéis salir adelante, podéis hacer una vida normal. Sois valientes, capaces, valerosos, exigentes, responsables, perfeccionistas, luchadores… sin embargo hay algo que tenéis que aprender:  a teneros en cuenta, a ser pacientes,  a escucharos, a mirar hacia adentro, a expresar vuestras emociones, a decir no, en definitiva a amaros.

Rafaela Navarro. Psicoterapeuta en Análisis Transaccional. Padeció de fibromialgia y hoy día, entre su experiencia personal y su profesión está ayudando a personas a superar este síndrome

Trabajo corporal, el primer paso para reencontrarte…

3 comentarios

¿Que puedes contar sobre tus grupos de gimnasia propioceptiva?

Hace unos días, leí el artículo que puso para AMIF en Facebook, nuestra compañera Cristina Hume sobre este tema. Su titulo era ” los sentidos  propioceptivos: el papel en la señalización  de la forma del cuerpo, la posición del cuerpo y el movimiento, y la fuerza muscular.” La verdad es que me animó bastante a seguir en esta dirección de trabajo ya que cada vez hay más estudios que nos ayudan a  comprender  como funcionan estos mecanismos, y así tener una nueva visión en ciertas clínicas.

Desde siempre he tenido una inclinación hacia este tipo de trabajos corporales. Antigimnasia de Thérèse de Bertherat, Diafreo con Malen Cicerol, Feldenkrais, Técnica de Alexander, Bionergetica de Lowen, y últimamente la gimnasia propioceptiva de Guilhaine Bessou y Anatomía para el movimiento de Blandine Calais-German, son las referencias que tengo para los grupos. Toda esta amalgama de técnicas y métodos me han ayudado  para dar más variedad a los tratamientos individuales que realizo, porque creo que es interesante dar movimiento y  conciencia corporal   después de un trabajo postural mantenido. Pero básicamente estos grupos se nutren principalmente de pacientes que se han tratado con el Método Mézières y quieren continuar  con un trabajo corporal de mantenimiento. También están las personas que tienen pequeñas dolencias y no necesitan sesiones individuales

.¿Cómo la llevas a cabo?

Supongo que cada uno hace según se siente más cómodo… a mí me gusta al principio de las clases, pedir  la opinión de cómo están y de cómo les ha ido la semana e intento adaptar la clase a la demanda del día.  Intento pensar  en “global” y a partir de eso voy  trabajando las diferentes partes del cuerpo, como en Mézières. Por poner un ejemplo, no se está obligado a trabajar el hombro si los ejercicios que hemos hecho antes de cadera, ya han conseguido relajarlo. También  creo que es interesante observar la dinámica del grupo en general, si es un grupo de personas mayores que tienden a no tener ganas de moverse, pues hay que proponer ejercicios sentados o de pie, o  si hay alguna persona que trabaja demasiado rápido y que se para al  cabo de cinco movimientos esperando la continuación, le tocara adaptarse. Respetando lo máximo que se pueda ese tiempo de integración del movimiento y  de conciencia, durante el ratito de  descanso. La palabra, la reflexión y la expresión de las emociones y de las sensaciones ocupan un lugar tan importante como el propio movimiento. A mí en particular me gusta verbalizar la sensación obtenida después de cada ejercicio, pero hay personas que cuando están en el suelo les gusta “sentir” y no interrumpir la integración. De todas formas lo que  realmente importa es respetar ese tiempo de pausa y tomar conciencia.

También es muy interesante en este tipo de trabajo, es haberlo hecho antes nosotros. Es decir, cuando se pide un determinado movimiento, antes  se tiene  que haber experimentado en nuestro propio esquema corporal, para así poder dirigirlo correctamente. Se tiene que conocer de primera mano, lo que van a sentir durante y después del movimiento. Solo así se puede dirigir de forma justa, en práctica y en concienciación.

¿Que tipo de ejercicios haces?

Son ejercicios que he ido aprendiendo de las diferentes formaciones y cursos que he hecho, Son ejercicios sencillos, rigurosos y respetuosos con el cuerpo, que ayuden a sentir los efectos de un determinado moviendo, para  luego sentir y comparar. También uso material para la práctica de estos ejercicios. Me gusta mucho trabajar con formas y texturas diferentes, desde palos de madera, pelotas de distintos tamaños, corchos, etc., es increíble la variedad que se puede obtener si uno es un poquitín creativo.

¿Y el resultado?

Pues es altamente recomendable, porque hay muchas personas que no les gusta la gimnasia tradicional por ser muy difícil para ellas y en estos grupos se les ofrece una oportunidad para trabajar el sistema osteo muscular, sin dejar de lado la reeducacion postural que hacemos, ya que estamos trabajando con  los sentidos propioceptivos. Es interesante comprender que no se va a muscular como en los gimnasios porque eso es acortar el músculo y por lo tanto apretar las articulaciones. Lo que pretendemos es hacer trabajar el musculo en el gesto justo y así encontrar tonicidad sin acortamiento. A parte está, y no hace falta ni nombrar todos los beneficios asociados que conseguimos  con la relajación y con la conciencia respiratoria.

This gallery contains 9 photos